Coaching y Psicología Empresarial

 

El coaching es el proceso mediante el cual, un entrenador(coach) busca el camino más eficaz para alcanzar los objetivos marcados, utilizando habilidades y recursos de la persona que lo solicita (coachee). Entre sus métodos más utilizados podemos mencionar los de observar, tomar conciencia, determinar objetivos, actuar y evaluar resultados.

 

El término coach significa coche, carruaje. Es una analógica que representa un antiguo carruaje tirado por caballos en los que una persona viaja de un lugar a otro. Existen varias versiones sobre la interpretación de la comparación con el proceso actual de coaching. Una de ellas es el hecho de que la persona realiza un viaje desde donde se encuentra en el presente, hacia un destino al que quiere llegar. Durante el proceso de coaching ocurre algo parecido, donde la persona analiza con la ayuda de su coach, la situación presente y la meta futura que desea alcanzar. En este proceso, el entrenador o coach le acompaña, le ayuda a descubrir sus talentos y diseña un plan de acción hacia una meta futura.

 

Otra de las versiones en la interpretación de esta metáfora, es aquella que se centra en la acción, movimiento. Ya que al conducir este carruaje, es necesario saber manejar a varios caballos a la vez. De esta forma, el proceso de coaching se centra en el hecho de actuar, de iniciar procesos de avance hacia una meta en la que se debe desarrollar la habilidad de gestionar varios elementos a la vez.

 

También existen otras versiones en las que se compara el coach con un entrenador deportivo de un atleta olímpico. Este entrenador motiva a la persona hacia la autosuperación, estableciendo un plan de entrenamiento, de acción, en el cual aprende a mejorar su rendimiento.

 

El proceso de coaching no es terapéutico, sino que aporta herramientas y técnicas que facilitan elevar el rendimiento de las personas y que se pongan en camino hacia una meta. Esta técnica resulta muy efectiva dentro del trabajo personal, la cultura y los valores empresariales.

 

Nuestro Equipo de Profesionales está formado en técnicas de coaching, técnica que utilizamos como complemento dentro del ámbito de la psicología empresarial. Además, contamos con la colaboración de otros profesionales dentro del ámbito empresarial, directivos, expertos en recursos humanos y asesores economistas.

 

Ofrecemos entre nuestros servicios, sesiones de coaching empresarial a nivel individual dirigido a directivos y aquellas personas que deseen mejorar su rendimiento a nivel laboral.

 

Desarrollamos a continuación tres aspectos de los que nos demandan con mayor frecuencia, aunque queremos señalar otros servicios que también ofrecemos: gestión efectiva de los conflictos, búsqueda de un propósito, el desarrollo de un equipo, gestión de los recursos humanos por competencias, motivación y rendimiento, adaptabilidad al cambio, hablar delante del público...

 

Moobing

El acoso moral en el ámbito laboral o mobbing constituye un trauma que acarrea sufrimiento. En ella una o más personas realizan un proceso de destrucción psíquica de la persona que han elegido como víctima. El agresor suele ser una persona con rasgos narcisistas y afán de dominar. Pretende aniquilar la buena imagen que la víctima tiene de sí misma. De esta forma el agresor consigue enmascarar las propias debilidades y se coloca en una posición de superioridad. Manipula a la victima para que crea que es culpable de algunos errores, la víctima se acostumbra a recibir excesivas criticas malintencionadas y por supuesto ninguna recompensa. Utiliza la manipulación y el miedo para que la víctima aguante y tolere esa relación de dominio hasta tal punto que la víctima siente que va dejando de existir, no es tenida en cuenta para muchas actividades y cada vez es aislada más socialmente dentro de la empresa debido a las manipulaciones del agresor. Incluso el agresor en un retorcido proceso intenta mostrarse el mismo como la víctima delante de los demás. En todo este proceso el ambiente general se empobrece y a veces este proceso es copiado por otros miembros de la empresa con lo que se generaliza esta práctica siendo un problema no sólo de la persona en particular sino de la empresa en general. Las medidas para evitar esta situación son diversas y pasan por la detección a tiempo de este problema; ofrecer recursos psicológicos tanto a la víctima como al agresor ;e incluso ofrecer información a los miembros de la empresa sobre las repercusiones de este problema para que entre todos se evite que se produzca lo primero y en caso de que se produzca que se generalice.

 

Para la víctima de este proceso de destrucción moral, existe soluciones terapéuticas ya que las huellas que dejan este tipo de violencia son fuertes. Se pueden observar en problemas del sueño, migrañas, y dolores de estomago son los primeros síntomas. Luego llegan las depresiones profundas que a veces pueden llegar al suicidio. Médicos e inspectores de trabajo han confirmado este fenómeno y han comenzado a denunciar públicamente estos procedimientos. La toma de conciencia colectiva es necesaria para que la gente reaccione.

 

 

 Habilidades Directivas

Dirigir un equipo de personas no es fácil y es necesario desarrollar una serie de habilidades y estrategias que le pueden ayudar a gestionar de una forma más eficaz y satisfactoria su empresa. Se ha dicho que un gerente tiene dos funciones básicas: conseguir que se lleve a cabo la tarea y desarrollar a su personal. Además, se hace necesario adaptarse a las nuevas tendencias del mercado. La forma de liderar un grupo ha cambiado profundamente en los últimos diez años y es necesario una renovación para adecuarse a los nuevos tiempos.

 

El primer requisito de un líder es comprender plenamente las etapas a través de las cuales se desarrollará el grupo, de este modo, pude alentar y acelerar el proceso. En la fase de inclusión es aquella en la que las personas determinan si son miembros del equipo, algunos les cuesta más por su personalidad. Un buen líder intentará abordar y satisfacer las necesidades individuales, de modo que el grupo en su conjunto pueda progresar.

 

La siguiente fase es la Afirmación. Se establecen los roles y funciones individuales y muchas veces con gran acometividad. Incluso puede que desafíen al líder. A nivel productivo es muy buena etapa al principio, pero si no se maneja adecuadamente dará lugar a muchas tensiones no resueltas y que a la larga acabarán con la cohesión del grupo e incluso se producirá lo que llamamos " muerte del líder". En esta etapa, un buen líder ofrecerá responsabilidades y alentará a los miembros a asumirlas para satisfacer con eso sus necesidades de afirmación.

 

La siguiente etapa es la Cooperación. La mayoría de los grupos se quedan en la etapa anterior. Los equipos más productivos son muy cooperativos pero conservan un cierto grado de tensión dinámica, que los mejores líderes de equipo tratan de preservar.

 

Estas tres fases se corresponden con la jerarquía de las necesidades de Maslow, en su teoría sobre motivación. De esta forma estas tres necesidades que se corresponden con las tres etapas de afirmación, competividad y cooperación, según este autor son: pertenencia, autoestima y autorrealización.

 

Desde luego, las divisiones entre estas etapas son difusas y se superponen. Además, las posiciones y el estado del equipo pueden fluctuar cuando cambian algunos de sus miembros.

 

También analizamos otros factores que influyen en la dirección como:

gestión del tiempo, resistencia al cambio, toma de decisiones, resolución de problemas, herramientas para la negociación, estilos de comunicación, motivación, creatividad...

 

Satisfacción Laboral

Se han realizado muchos estudios sobre los factores que influyen en la percepción de una satisfacción laboral. Algunos de esos factores son externos como las condiciones físicas del lugar del trabajo, horarios, tipo de relación con los compañeros, estilo directivo del líder, etc. Otros factores son internos como la percepción de capacitación para el puesto, cierto grado de exigencia en el desempeño de sus funciones, expectativas de mejorar en su puesto o de conseguir otro tipo de incentivos ,etc.

 

En general observamos que gran parte de la percepción de satisfacción personal laboral depende de factores subjetivos, más que objetivos. En este caso, la emoción y la motivación juegan un papel muy importante para sentirse satisfecho en el ámbito laboral.

 

La insatisfacción laboral se puede expresar de varias formas, ya sea activa, pasivamente o de forma constructiva o destructiva. De la combinación de estos cuatro factores, nacen cuatro posibles manifestaciones de esta insatisfacción: abandono(activa-destructiva); lealtad(pasiva-constructiva); expresión(activa-constructiva); y descuido (pasiva-destructiva).

 

Para evitar esa insatisfacción y sus consecuencias aconsejamos en sesiones de coaching la realización de un plan para mejorar la trayectoria laboral, siguiendo la técnica de los cinco pasos.

 

Estos pasos son los siguientes: marcar el objetivo, evaluar la situación presente, ver las opciones disponibles, observar cuáles son las barreras y realizar un compromiso.

 

De todos estos pasos, el más importante es el último, el de llegar a un compromiso, ya que si no, no es coaching.

 

Existen varias herramientas dentro del coaching como la de realizar preguntas poderosas. Para definir mejor este último paso del compromiso, realizamos tres preguntas obligatorias que son:

 

-¿Qué vas a hacer?

 

-¿Cómo ? ¿Con qué plan de acción?

 

-¿Cuándo vas a hacerlo?

 

Es necesario además, generar confianza que nos motive a llevar a cabo ese compromiso. Por este motivo, puede ser de utilidad las siguientes frases incompletas:

 

-He sido capaz de superar...

 

-Mis éxitos son...

 

-Lo mejor de mi es...

 

-Confío en que me va a pasar...

 

Recordemos que lo más importante es tener una actitud positiva, motivación y un deseo de mejorar.

 

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.