Obsesiones

 

Un pensamiento que persiste en el tiempo y que suele ser negativo o la realización de algunos actos repetitivos a modo de ritual, suelen ser señales que nos ayuden a descubrir que estamos sufriendo una obsesión y que debe ser tratada por profesionales antes de que irrumpa en nuestras vidas de modo más constante.

En algunos casos, existe lo que se denomina un trastorno obsesivo compulsivo. Las compulsiones son comportamientos estereotipados, voluntarios, que pueden llegar a ser muy organizados y que tienen como fin reducir la posibilidad de que suceda la catástrofe temida o bloquear la ansiedad causada por la propia obsesión. Puede ejecutarse físicamente, como lavarse las manos o comprobar que ha cerrado la puerta, se lavan mucho las manos, suelen ser excesivamente ordenados o tener una serie de rituales establecidos.

La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos, impulsos o imágenes pero continúan, es necesario la intervención de un especialista para que estas obsesiones y compulsiones se reduzcan y se pueda mantener una vida más equilibrada y natural.

 

Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad

Es un trastorno de ansiedad caracterizado por pensamientos repetitivos excesivamente (obsesiones) y conductas también repetitivas, encaminadas a reducir la ansiedad asociada (compulsiones). Las personas que tienen TOC, suelen enfadarse con ellas mismas porque reconocen su problema, pero no son capaces de controlarlo. Según estudios recientes suele estar entre las 5 enfermedades más comunes. El tratamiento más aconsejable es una combinación farmacológica y psicológica.

 

 

 

 

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.